jump to navigation

Cuidar el cuerpo y el espíritu julio 13, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
trackback

                   La perfección moral, ¿consiste en la maceración de cuerpo? Para resolver esta cuestión me apoyo en los principios elementales, y comienzo por demostrar la necesidad de cuidar el cuerpo, que, según las alternativas de salud y de enfermedad influye de una manera muy importante sobre el alma, que es preciso considerar como cautiva de la carne. Para que esta prisionera viva, se divierta y conciba aun las ilusiones de la libertad, el cuerpo debe estar sano, dispuesto, vigoroso. Sigamos la comparación: Helos, pues, a ambos, en perfecto estado, ¿qué deben hacer para mantener el equilibrio entre sus aptitudes y sus necesidades tan diferentes?

                   He aquí dos sistemas que se enfrentan: el de los ascetas, que quieren abatir el cuerpo y el de los materialistas, que quieren rebajar el alma; dos violencias, que son casi tan insensatas una como la otra. Al lado de esos grandes partidos hormiguea la numerosa tribu de los indiferentes, que sin convicción y sin pasión, aman con tibieza y gozan con economía. ¿En dónde está pues, la sabiduría? ¿En dónde está, pues, la ciencia de vivir? En ninguna parte; y este gran problema quedaría enteramente por resolver, si el Espiritismo no viniese en ayuda de los investigadores demostrándoles las relaciones que existen entre el cuerpo y el alma, y diciendo que, puesto que son necesarios el uno a la otra, es preciso cuidarlos a ambos. Amad, pues, vuestra alma, pero cuidad también el cuerpo, instrumento del alma; desconocer las necesidades que están indicadas por la propia Naturaleza, es desconocer la ley de Dios. No le castiguéis por las faltas que vuestro libre albedrío le ha hecho cometer y de las que tampoco tiene responsabilidad, como no la tiene el caballo mal dirigido, por los accidentes que causa. ¿Seréis, acaso, más perfectos, si martirizando vuestro cuerpo no sois menos egoístas, orgullosos y poco caritativos con vuestro prójimo? No; la perfección no consiste en esto; está enteramente en las reformas que haréis sufrir a vuestro Espíritu; doblegadlo, sometedlo, humilladle, mortificadle; éste es el medio de hacerle dócil a la voluntad de Dios y el único que conduce a la perfección.

(Georges, espíritu protector, París, 1863).

Extraído del “Evangelio según el Espiritismo”, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: