jump to navigation

La necesaria liberación marzo 25, 2009

Posted by My profile in Artículos, Colunas, Conozca la doctrina Espirita, Mensajes, Paz.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

                        “Hermanos, cuanto a mí, no pienso que lo haga alcanzado; pero una cosa la hago, y es que, olvidándome de las cosas que atrás se quedan,  y avanzando para las que están delante de mí, prosigo para el objetivo,  por el premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús”

 

 

Filipenses, 3:13,14

 

 

                   ¿Cuántos entre nosotros se encuentran presos a memorias llenas de experiencias menos felices? 

 

                   Apagar definitivamente determinados momentos de la memoria puede no ser posible, pero la manera como lidiamos con eses recuerdos depende solamente de nuestra escoja: ¿elegimos vivir en función de esas memorias o elegimos proseguir? 

 

                   Muchas veces alguna situación pasada a menudo nos viene a la memoria por haber sido dejado en abierto. Analicemos, entonces, lo que nos falta para concluir la cuestión: ¿perdonar a alguien? ¿Perdonar a nosotros mismos? ¿Reparar un error?

 

                   Hagamos, entonces, lo que sea necesario para resolver la situación y evitar que el pasado nos impida de seguir adelante, pidiendo fuerzas a Dios, a través de la oración, para que tomemos decisiones correctas en el proceso.

 

                   Observemos el alerta del Apóstol Paulo, que nos instruye a seguir en frente, prosiguiendo para el objetivo, libertándonos del pasado y avanzando para el futuro en que, a través de nuestros esfuerzos en el Bien, encontraremos “el premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús”.

 

                       

                        Euzébia Noleto

 

                        www.euzebianoleto.com.br  

Anuncios

Nunca Desistas enero 14, 2009

Posted by My profile in Artículos, Colunas, Conozca la doctrina Espirita, Mensajes, Paz.
Tags: , , , ,
add a comment

                      El pariente difícil róbate la paz.

 

                 El jefe grosero no permite que se establezca el ambiente tranquilo necesario al trabajo.

 

                  El colega constríñete y abúrrete sistemáticamente. 

 

                  No desistas de amarlos.

                  

                  A través del amor fraternal, perdonamos y comprendemos los otros, a fin de obtenernos perdón y comprensión para nosotros mismos.

          

                  Quien sabrá lo que hay en el íntimo de ellos, de que enfermedades padecen en el cuerpo y en el alma, ¿cual el gravamen que cargan?

 

                  No desistas de la lucha de amor y fe. Es una lucha no hacia los otros, pero hacia el mal que existe en nosotros: hacia la voluntad de revidar, de vengarse, hacia el orgullo que impide el perdón.

        

                  En el momento difícil, tenga paciencia. Tus más poderosas armas son el silencio y la oración.

 

                  Nunca desistas de nadie, pues todas las personas en nuestro camino allá están por alguna razón, señalizando que tenemos junto de ellas tareas a ejecutar.

 

                   ¡Hasta luego!

 

                   Fraternalmente,

 

                   Euzébia

 

                   www.euzebianoleto.com.br