jump to navigation

La felicidad no es de este mundo noviembre 3, 2008

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, Descargas, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

¡No soy feliz! ¡La felicidad no fue hecha para mí! Exclama generalmente el hombre en todas las posiciones sociales. Esto, mis queridos hijos, prueba mejor que todos los razonamientos posibles la verdad de esta máxima del Eclesiastés. “La felicidad no es de este mundo”. En efecto, ni la fortuna, ni el poder, ni tan siquiera la florida juventud, son las condiciones esenciales de la felicidad; diré más, tampoco lo es la reunión de esas tres condiciones tan deseadas, puesto que se oye sin cesar en medio de las clases más privilegiadas, personas de todas las edades quejarse amargamente de su condición de ser.

 

 

Ante tal resultado, es inconcebible que las clases laboriosas y militantes envidien con tanta codicia, la posición de aquellos que la fortuna parece haber favorecido. En este mundo, hágase lo que se hiciere, cada uno tiene su parte de trabajo y de miseria, su parte de sufrimientos y de decepciones. De donde es fácil llegar a la conclusión de que la Tierra es un lugar de pruebas y de expiaciones.

 

 

Así, pues, aquellos que predican que la Tierra es la única morada del hombre, y que sólo en ella y en una sola existencia les será permitido alcanzar el más alto grado de felicidades que su naturaleza admite, abusan y engañan a los que les escuchan, pues está demostrado por una experiencia archisecular, que este globo no encierra más que excepcionalmente las condiciones necesarias para la felicidad completa del individuo.

 

 

En tesis general se puede afirmar que la felicidad es una utopía, en busca de la cual las generaciones se lanzan sucesivamente sin poder alcanzarla jamás; porque si el hombre sabio es una rareza en este mundo, se encuentra menos aún el hombre absolutamente feliz.

 

 

Lo que constituye la felicidad en la Tierra es una cosa tan efímera para aquél que no actúa con sabiduría que, por un año, un mes, una semana de completa satisfacción, todo el resto de su vida lo pasa entre amarguras y desengaños, y notad, queridos hijos, que hablo aquí de los felices de la Tierra, de aquellos que son envidiados por la multitud.

 

 

Consecuentemente, si la morada terrestre está destinada a las pruebas y a la expiación, es preciso admitir que hay en otra parte moradas más favorecidas donde el Espíritu del hombre, aprisionado aún en una carne material, posee en su plenitud los placeres ligados a la vida humana. Por eso, Dios sembró en vuestros torbellinos esos hermosos planetas superiores, hacia los cuales vuestros esfuerzos y vuestras tendencias os harán gravitar un día, cuando estéis bastante purificados y perfeccionados.

 

 

Sin embargo, no deduzcáis de mis palabras que la Tierra esté dedicada para siempre a ser un destino penitenciario; ¡no, ciertamente! Porque de los progresos realizados podéis deducir fácilmente los progresos futuros y por las mejoras sociales conquistadas, nuevas y más fecundas mejoras. Tal es la tarea inmensa que debe realizar la nueva doctrina que los Espíritus os revelaron.

 

 

Así, pues, queridos hijos, que os anime una santa emulación y que cada uno de vosotros se despoje enérgicamente del hombre viejo. Os debéis todos a la divulgación de este Espiritismo que ya comenzó vuestra propia regeneración. Es un deber el hacer participar a vuestros hermanos de los rayos de la luz sagrada. ¡A la obra, pues, mis muy amados hijos! Que en esta reunión solemne todos vuestros corazones aspiren al objeto grandioso de preparar a las nuevas generaciones en un mundo en que la felicidad no será una palabra vana. (FRANÇOIS-NICOLÁS-MADELEINE, cardenal MORLOT, París, 1863).

 

 

 

Extraído del “Evangelio según el Espiritismo”, página 84, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

 

******

 

Para leer más:

 

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

 

– Sección Preguntas & Respuestas

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

 

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

 

 

 

Anuncios

Ángeles y demonios agosto 25, 2008

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, Descargas, El Libro de los Espíritus, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
Tags: , , , , ,
add a comment

128. Los seres a quienes llamamos ángeles, arcángeles y serafines, ¿forman una categoría especial de diferente naturaleza que los otros espíritus?

 

«No; son los espíritus puros, los que están en lo más alto de la escala y reúnen todas las perfecciones».

 

 

La palabra ángel despierta generalmente la idea de perfección moral; pero se aplica a menudo a todos los seres buenos y malos que existen fuera de la humanidad. Así se dice: el ángel bueno y el ángel malo, ángel de la luz y ángel de las tinieblas, y en este caso, es sinónimo de espíritu o genio. Aquí tomarnos la palabra en su acepción buena.

 

 

130. Si es errónea la opinión de que existen seres creados perfectos y superiores a las demás criaturas, ¿en qué consiste que sea tradicional en casi todos los pueblos?

 

«Sabe que tu mundo no es eterno y que mucho antes de que existiese, espíritus había que ocupaban ya el grado supremo, por lo cual pudieron creer los hombres que siempre habían estado a la misma altura».

 

 

131. ¿Existen demonios, en el sentido que se da a esta palabra?

 

«Si hubiese demonios, serían obra de Dios, y ¿hubiera procedido Éste con justicia y bondad creando seres consagrados eternamente al mal y a la infelicidad? Si existen demonios, en tu mundo inferior y en otros semejantes es donde residen, y son esos hombres hipócritas que hacen de un Dios justo un Dios perverso y vengativo, esos hombres que creen complacerle con las abominaciones que en su nombre cometen».

 

 

La palabra demonio no implica la idea de espíritu malo más que en su acepción moderna; porque la palabra daimon de que se forma significa genio, inteligencia, y se aplicaba indistintamente a los seres incorporales buenos o malos.

 

Los demonios, en la acepción vulgar de la palabra, suponen seres esencialmente maléficos que serían, como todas las cosas, creación de Dios, y Dios, que es soberanamente justo y bueno, no puede haber creado seres arrastrados al mal por su naturaleza y eternamente condenados. Si no fuesen obra de Dios, serían como Él eternos, o bien habrían muchos poderes soberanos.

 

La primera condición de toda doctrina es la de ser lógica, y la de los demonios, en su sentido absoluto, flaquea por esta base esencial. Se concibe que en la creencia de los pueblos atrasados que, no conociendo los atributos de Dios, dan cabida a las divinidades maléficas, se admita a los demonios; pero para todo el que acepte la bondad de Dios como el atributo por excelencia, es ilógico y contradictorio suponer que haya podido crear seres consagrados al mal y destinados a hacerlo perpetuamente, porque equivale a negar su bondad, Los partidarios del demonio se parapetan en las palabras de Cristo, y no seremos nosotros quienes neguemos la autoridad de su enseñanza que quisiéramos ver más en el corazón que en los labios de los hombres; pero, ¿se tiene certeza del sentido que daba Cristo a la palabra demonio? ¿No se sabe que la forma alegórica es uno de los caracteres distintivos de su lenguaje, y que todo lo que contiene el Evangelio no debe tomarse literalmente? Sirva de prueba este pasaje:

 

«Pero luego, después de las tribulaciones de aquellos días, el Sol se oscurecerá, la Luna no alumbrará, y las estrellas caerán del cielo, las potestades de los cielos temblarán. LO que os aseguro es que no se acabará esta generación, hasta que se cumpla todo esto»

 

¿No hemos visto la forma del texto bíblico contradicha por la ciencia en lo que se refiere a la creación y movimiento de la Tierra? ¿No puede suceder otro tanto con ciertas figuras empleadas por Cristo, que debía hablar según los tiempos y lugares? Cristo no pudo decir a sabiendas una cosa falsa, y si, pues. En sus palabras hay asertos que parece que repugnan a la razón, es porque no los comprendemos o porque los interpretamos mal.

 

 

 

Extraído del “Libro de los Espíritus”, página 89, Editora FEB, versión del sitio Dominio Público.   

 

 

******

 

Para leer más:

 

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

 

– Sección Preguntas & Respuestas

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Libro de los Espíritus”, haz clic aquí

 

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

 

 

Pluralidad de Mundos agosto 18, 2008

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, Descargas, El Libro de los Espíritus, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
Tags: , , ,
add a comment

55. ¿Están habitados todos los globos que circulan en el espacio?

 

Sí, y el hombre de la Tierra dista de ser, como lo cree, el primero en inteligencia, en bondad y en perfección. Hay, sin embargo, hombres muy vanidosos que imaginan que ese pequeño globo tiene el privilegio exclusivo de tener seres racionales. ¡Orgullo y vanidad! Se figuran que Dios creó el universo para ellos solos.

 

Dios ha poblado los mundos de seres vivientes, que concurren todos al objeto final de la Providencia. Creer que los seres vivientes están limitados al único punto que habitamos en el universo, equivaldría a poner en duda la sabiduría de Dios, que no ha hecho nada inútil y que ha debido asignar a esos mundos un objeto más grave que el de recrear nuestra vista. Nada, por otra parte, ni la posición, ni el volumen, ni la constitución física de la Tierra, puede inducir a suponer racional-mente que tenga el privilegio de estar habitada con exclusión de tantos miles de mundos semejantes.

 

 

 

56. ¿Es la misma la constitución física de los diferentes globos?

 

No; no se parecen en manera alguna.

 

 

57. ¿No siendo la misma para todos la constitución física de los mundos, dedujese de ello una organización diferente para los seres que los habitan?

 

Sin duda, como entre vosotros los peces son hechos para vivir en el agua y las aves en el aire.

 

 

58. ¿Están privados de luz y de calor los mundos más distantes del Sol, ya que éste les aparece como una estrella?

 

¿Creéis, pues, que no hay más orígenes de luz y de calor que el Sol, y no contáis para nada con la electricidad que en ciertos mundos, llena funciones que os son desconocidas, y que es mucho más importante que en la Tierra? Por otra parte, nadie os ha dicho que todos los seres vean de la misma manera que vosotros y por órganos formados como los vuestros.

 

 

Extraído del “Libro de los Espíritus”, Editora FEB, versión del sitio Dominio Público.   

 

 

******

 

Para leer más:

 

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

 

– Sección Preguntas & Respuestas

 

– Para hacer la descarga gratis del “Libro de los Espíritus” sin infringir leyes de derechos de autor, haz clic aquí

 

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí