jump to navigation

De la reencarnación octubre 7, 2013

Posted by My profile in Colunas, El Libro de los Espíritus, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
add a comment

¿Cómo puede acabar de purificarse el alma, que no ha alcanzado la perfección durante la vida corporal?

«Sufriendo la prueba de una nueva existencia».

-¿Cómo realiza el alma esta nueva existencia? ¿Transformándose como espíritu?

«Es indudable que purificándose el alma, sufre una transformación; pero para conseguirlo, le es precisa la prueba de la vida corporal»

-¿El alma tiene, pues, muchas existencias corporales?

«Sí; todos tenemos muchas existencias. Los que os dicen lo contrario, quieren teneros en la ignorancia en que ellos están. Su deseo no es otro».

-Parece resultar de este principio que el alma, después de abandonar el cuerpo, toma otro, es decir, que se reencama en un nuevo cuerpo. ¿Es así como debemos entenderlo?

« Evidentemente».

167. ¿Cuál es el objeto de la reencarnación?

«La expiación y mejoramiento progresivo de la humanidad. ¿Dónde estaría sin eso la justicia?»

168. ¿Es limitado el número de las existencias corporales o bien se reencarna perpetuamente el espíritu?

«En cada nueva existencia, el espíritu da un paso en el camino del progreso, y cuando se despoja de todas las impurezas no necesita ya las pruebas de la vida corporal».

169. ¿Es el mismo el número de encarnaciones para todos los espíritus?

«No; porque el que progresa rápidamente se evita pruebas. Como quiera que sea, las encarnaciones sucesivas son siempre muy numerosas; porque el progreso es casi infinito».

170. ¿Qué viene a ser el espíritu después de su última encarnación?

«Espíritu bienaventurado. Espíritu puro».

Extraído del “Libro de los Espíritus”, Talleres Gráficos de Manuel Pareja

Montaña, Barcelona – España.

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Libro de los Espíritus”, haz clic aquí

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Anuncios

Los lazos de familia fortificados por la reencarnación y rotos por la unidad de existencias septiembre 30, 2013

Posted by My profile in Colunas, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
add a comment

Los lazos de familia no son destruidos por la reencarnación como creen ciertas personas; al contrario, se fortifican y estrechan: el principio opuesto es el que los destruye.

Los espíritus en el espacio forman grupos o familias unidas por el afecto, la simpatía y la semejanza de inclinaciones; esos espíritus felices porque están juntos, se buscan; la encarnación sólo les separa momentáneamente, porque después que vuelven a la erraticidad se encuentran como los amigos al regresar de un viaje. También se siguen muchas veces en la encarnación, en la que se reúnen en una misma familia, o en un mismo centro, trabajando juntos para su mutuo adelanto. Si los unos están encarnados y los otros no, no están menos unidos por el pensamiento; los que están libres velan por los que están cautivos; los más adelantados procuran hacer progresar a los rezagados. Después de cada existencia, han dado un paso en el camino de la perfección; cada vez menos unidos a la materia, su afecto es más vivo, por lo mismo que es más puro, y que ya no es turbado por el egoísmo ni por la obscuridad de las pasiones. De este modo pueden recorrer un número ilimitado de existencias corporales, sin que nada perturbe su mutuo afecto.

Se comprende que hablamos ahora del afecto real de alma a alma, único que sobrevive a la destrucción del cuerpo, porque los seres que no se unen en la tierra sino por los sentidos, no tienen ningún motivo de buscarse en el mundo de los espíritus. Sólo son duraderos los afectos espirituales; los carnales se extinguen con la causa que los ha ocasionado, pero esta causa no existe en el mundo de los espíritus, mientras que el alma existe siempre. En cuanto a las personas unidas por el sólo móvil del interés, no son realmente nada la una para la otra; la muerte las separa en la tierra y en el cielo.

La unión y el afecto que existen entre parientes, son indicio de la simpatía anterior que les ha aproximado; por esto se dice, hablando de una persona cuyo carácter, gustos e inclinaciones no tienen ninguna semejanza con sus allegados, que no es de la familia. Cuando se dice esto se dice más verdad de lo que se cree. Dios permite en las familias estas encarnaciones de espíritus antipáticos o extraños con el doble objeto de servir de prueba para los unos y de medio de adelanto para los otros. Además, los malos se mejoran poco a poco con el contacto de los buenos y por los cuidados que de éstos reciben; su carácter se suaviza, sus costumbres se purifican, las antipatías se deshacen, y así es como se establece la fusión entre las diferentes categorías de espíritus, como en la tierra se establece entre las razas y los pueblos.

El temor que se tiene por el aumento indefinido del parentesco a consecuencia de la reencarnación, es un temor egoísta, y prueba de que no se siente un amor bastante grande para tenerlo a un gran número de personas. Un padre que tiene muchos hijos, ¿acaso no les ama tanto como si tuviera uno? Pero tranquilícense los egoístas: ese miedo no es fundado. De que haya un hombre que haya tenido diez encarnaciones, no se seguirá por esto que ha de encontrar en el mundo de los espíritus diez padres, diez madres, diez mujeres y un número proporcionado de hijos y de nuevos parientes; encontrará siempre los mismos objetos de su afecto, que se le habrán unido en la tierra con títulos diferentes, y aun puede ser con el mismo.

Veamos ahora las consecuencias de las doctrinas de la no reencarnación. Esta doctrina anula necesariamente la preexistencia del alma, siendo las almas creadas al mismo tiempo que el cuerpo, no existe entre ellas ningún lazo anterior; son completamente extrañas unas a otras; el padre se extrañó a sus hijos; la filiación de las familias se encuentra de este modo reducida a la sola filiación corporal, sin ningún lazo espiritual. No hay, pues, ningún motivo para vanagloriarse de haber tenido por antepasados tales o cuales personajes ilustres. Con la reencarnación, antepasados y descendientes pueden ser conocidos, haber vivido juntos, haberse amado y encontrarse reunidos más tarde para estrechar sus lazos simpáticos.

Esto es en cuanto al pasado. En cuanto al porvenir, según uno de los dogmas fundamentales que se desprende de la no reencarnación, la suerte de las almas está irrevocablemente fijada después de una sola existencia; fijar definitivamente la suerte, implica la cesación de todo progreso, porque si hay algún progreso, no hay suerte definitiva, según vivieron bien o mal, van inmediatamente a la morada de los bienaventurados o al infierno eterno; de este modo están “separados para siempre y sin esperanza de unirse jamás”, de tal modo, que padres, madres e hijos, maridos y mujeres; hermanos, hermanas y amigos, nunca están ciertos de volverse a ver; esta es la rotura más absoluta de los lazos de familia. Con la reencarnación y el progreso, que es su consecuencia, todos los que se han amado se encuentran en la tierra y en el espacio, y marchan juntos para llegar a Dios. Si hay algunos que tuercen el camino, retardan su adelanto y su felicidad, pero no se ha perdido toda la esperanza; ayudados, animados y sostenidos por los que les aman, saldrán un día del cenagal en donde se metieron. Con la reencarnación, en fin, hay solidaridad perpetua entre los encarnados y desencarnados y de aquí viene que se estrechan más los lazos de afecto.

En resumen, cuatro alternativas se presentan al hombre para su porvenir de ultratumba; 1ª la nada, según la doctrina materialista; 2ª la absorción en el todo universal, según la doctrina panteista; 3ª la individualidad con fijación definitiva de la suerte; según la doctrina de la iglesia; y 4ª la individualidad con progresión indefinida, según la doctrina espiritista. Según las dos primeras los lazos de familia se rompen después de la muerte, y no queda ninguna esperanza de volver-se a encontrar; con la tercera, pueden volverse a ver con tal que estén en un mismo centro, y este centro puede ser el infierno o el paraíso; con la cuarta, o sea con la pluralidad de existencias, que es inseparable del progreso gradual, hay certeza en la continuidad de relaciones entre los que se han amado, y esto es lo que constituye la verdadera familia.

Extraído del Evangelio según el Espiritismo, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Obediencia y resignación agosto 11, 2012

Posted by My profile in Colunas, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
add a comment

La doctrina de Jesús enseña por todas partes la obediencia y la resignación, dos virtudes compañeras de la dulzura, muy activas, aunque los hombres las confundan erróneamente con la negación del sentimiento y de la voluntad. La obediencia es el consentimiento de la razón, y la resignación es el consentimiento del corazón; ambas son fuerzas activas, porque cargan el fardo de las pruebas que la insensata rebeldía deja caer. El cobarde no puede ser resignado, así como el orgulloso y egoísta no puede ser obediente. Jesús fue la encarnación de estas virtudes, despreciadas por la materialista antigüedad. Él vino en el momento en que la sociedad romana perecía en el desfallecimiento de la corrupción; vino a hacer brillar, en el seno de la Humanidad abatida, los triunfos del sacrificio y de la renuncia carnal.

Así, cada época está marcada con el sello de la virtud o el vicio que la debe salvar o perder. La virtud de vuestra generación es la actividad intelectual; su vicio es la indiferencia moral. Digo sólo actividad, porque el genio se eleva de repente y descubre de una sola ojeada los horizontes que la multitud verá después de él, mientras que la actividad es la reunión de los esfuerzos de todos para alcanzar un fin menos grandioso, pero que prueba la elevación intelectual de una época. Someteos al impulso que venimos a dar a vuestros Espíritus; obedeced a la gran ley del progreso, que es la palabra de vuestra generación. ¡Ay del Espíritu perezoso, del que cierra su entendimiento! ¡Infeliz! Porque nosotros que somos los guías de la Humanidad en marcha, les daremos con el látigo y forzaremos su voluntad rebelde con el doble esfuerzo del freno y de la espuela; toda resistencia orgullosa deberá ceder tarde o temprano, pero bienaventurados los que son mansos, porque prestarán oído dócil a las enseñanzas. (LÁZARO, París, 1863).

Extraído del “Evangelio según el Espiritismo”, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Sacrificios mayo 10, 2010

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, El Libro de los Espíritus, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
add a comment

669. El uso de los sacrificios humanos data de la más remota antigüedad. ¿Cómo pudo el hombre ser inducido a creer que semejantes cosas pudiesen ser gratas a Dios?

«Ante todo, porque no comprendía a Dios como origen de toda bondad. En los pueblos primitivos la materia se sobrepone al espíritu; se entregan a los instintos del bruto, y de aquí que sean generalmente crueles; porque aún no se ha desarrollado en ellos el sentimiento moral. Además, los hombres primitivos debían creer naturalmente que una criatura animada era de mucho más valor a los ojos de Dios que un cuerpo material. Esto fue lo que les indujo a inmolar en un principio animales y más tarde hombres, puesto que, siguiendo su falsa creencia, creían que el valor del sacrificio estaba en relación con la importancia de la víctima. En la vida material, tal como la practicáis la mayor parte. si hacéis un regalo a alguien, lo elegís siempre de tanto más valor cuanta más simpatía y consideración queréis demostrar a la persona. Lo mismo, con respecto de Dios, hacían los hombres ignorantes»

-¿De modo que los sacrificios de animales precedieron a los humanos?

«No es dudoso».

-Según esta explicación, ¿los sacrificios humanos no tienen su origen en un sentimiento de crueldad?

«No, sino en una idea falsa de agradar a Dios. Contemplad a Abraham. Con el tiempo los hombres abusaron inmolando a sus enemigos, hasta a sus enemigos particulares. Por lo demás, Dios nunca ha exigido sacrificios, ni de animales, ni de hombres, y no puede honrársele con la destrucción inútil de su propia criatura».

670. Los sacrificios humanos llevados a cabo con intención piadosa, ¿han podido ser a veces agradables a Dios?

«No, nunca; pero Dios juzga la intención. Siendo ignorantes los hombres podían creer que hacían un acto laudable inmolando a uno de sus semejantes, y en este caso, Dios no se fijaba más que en él pensamiento y no en el hecho. Mejorándose los hombres, debían reconocer su error y reprobar esos sacrificios que no habían de formar parte de las ideas de las inteligencias ilustradas. Y digo ilustradas, porque las inteligencias estaban envueltas entonces en el velo material; pero por medio del libre albedrío podían tener una noción de su origen y de su fin, y muchos comprendían ya por intuición el mal que hacían; pero, por satisfacer sus pasiones, no dejaban de hacerlo».

671. ¿Qué hemos de pensar de las guerras llamadas sagradas? El sentimiento que induce a los pueblos fanáticos a exterminar lo más que les es posible, con la mira de ser agradables a Dios. a los que no participan de sus creencias, ¿parece que tienen el mismo origen que el que en otros tiempos les excitaba al sacrificio de sus semejantes?

«Son impelidos por los espíritus malos, y al hacer la guerra a sus semejantes, se oponen a la voluntad de Dios, que dice que debe amarse al hermano como a sí mismo. Todas las religiones, o mejor, todos los pueblos, adoran a un mismo Dios ya sea con éste, ya con aquel nombre, ¿y por qué, pues, hacerles una guerra de exterminio, porque su religión es diferente o no ha llegado al progreso de la religión de los pueblos civilizados? Los pueblos son excusables de que no creen la palabra de aquel que estaba animado del espíritu de Dios y fue por él enviado, sobre todo los que no le vieron, ni fueron testigos de sus actos, ¿y cómo queréis que crean esa palabra de paz, cuando se la lleváis espada en mano? Deben ilustrarse y nosotros debemos procurar hacerles conocer la doctrina de Aquél por medio de la persuasión y dulzura, y no por medio de la fuerza y de la, sangre. La mayor parte de vosotros no creéis en las comunicaciones que tenemos con ciertos mortales, ¿cómo queréis, pues, que los extraños crean vuestras palabras, cuando vuestros actos desmienten la doctrina que predicáis?»

672. La ofrenda de frutos de la tierra hecha a Dios, ¿era más meritoria a sus ojos que los sacrificios de animales?

«Ya os he respondido diciéndoos que Dios juzgaba la intención y que el hecho tenía poca importancia para él. Evidentemente érale más agradable ver que le Ofrecían los frutos de la tierra en vez de la sangre de las víctimas. Como os hemos dicho, y siempre os repetimos, la oración que sale de lo íntimo del corazón es cien veces más grata a Dios que todas las ofrendas que podéis hacerle. Repito que todo lo es la intención y nada el hecho».

673. ¿No seria un medio de hacer esas ofrendas más agradables a Dios consagrándolas al alivio de los que carecen de lo necesario, y en este caso, el sacrificio de animales, hecho con un fin útil, no seria más meritorio, al paso que era abusivo cuando para nada servia, o sólo era provechoso a personas a quienes nada hacia falta? ¿No habría algo de piadoso verdaderamente en consagrar a los pobres las primicias de los bienes que Dios nos concede en la tierra?

«Dios bendice siempre a los que hacen bien, y el mejor medio de honrarle es el de aliviar a los pobres y afligidos. No quiero decir con esto que Dios desapruebe las ceremonias que hacéis para suplicarle: pero mucho dinero hay que podría emplearse con más utilidad de la que se emplea. Dios aprecia la sencillez en todo. El hombre que se apega a las exterioridades y no al espíritu es una inteligencia de mezquinas aspiraciones. Juzgad, pues, si Dios ha de fijarse más en la forma que en el fondo».

Extraído del Libro de los Espíritus, Talleres Gráficos de Manuel Pareja

Montaña, Barcelona – España.

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Libro de los Espíritus”, haz clic aquí

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Los infortunios ocultos marzo 8, 2010

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

En las grandes calamidades, la caridad se manifiesta y se ven generosos impulsos para reparar los desastres; pero al lado de esos desastres generales, hay millares de desastres particulares que pasan desapercibidos, de personas que yacen sobre un camastro sin quejarse. Estos son aquellos infortunios discretos y ocultos que la verdadera generosidad sabe descubrir sin esperar que vengan a pedir asistencia.

¿Quién es esa mujer de maneras distinguidas, ataviada con sencillez aunque cuidada, seguida de una joven vestida también modestamente? Entra en una casa de sórdida apariencia, en la que es conocida sin duda, porque en la puerta la saludan con respeto. ¿Dónde va? Sube hasta la buhardilla y allí yace una madre de familia en una cama, rodeada de sus hijos pequeños; a su llegada, la alegría brilla en esos semblantes demacrados; es que va a calmar todos esos dolores; lleva consigo lo necesario, sazonado con dulces y consoladoras palabras, que hacen aceptar el beneficio sin vergüenza, porque estos infortunados no son mendigos profesionales; el padre está en el hospital y durante este tiempo, la madre no puede atender todas las necesidades. Gracias a ella, esos pobres niños no soportarán ni hambre ni frío, irán a la escuela bien abrigaditos y el seno de la madre no se agotará para los más pequeños. Si hay un enfermo entre ellos, ningún cuidado material le repugnará. De allí se va al hospital a llevar al padre algunos consuelos y tranquilizarle sobre la suerte de la familia. Al extremo de la calle espera un carruaje, verdadero almacén de todo lo que lleva a sus protegidos, que visita sucesivamente; no les pregunta por su creencia ni por su opinión, porque para ella todos los hombres son hermanos e hijos de Dios. Concluido su paseo, se dice: Comencé bien mi jornada. ¿Cuál es su nombre? ¿Dónde vive? Nadie lo sabe; para los infelices es un nombre que nada descubre, pero es el ángel del consuelo y por la noche, un concierto de bendiciones se eleva para ella hasta el Creador: católicos, judíos, protestantes, todos la bendicen.

¿Por qué ese porte tan sencillo? Es porque no quiere insultar a la miseria con su lujo. ¿Por qué se hace acompañar por su joven hija? Es para enseñarle cómo se debe practicar la beneficencia. La hija también quiere hacer caridad, pero su madre le dice: “¿Qué puedes dar tú, hija mía, si no tienes nada tuyo? Si yo te entrego alguna cosa para pasar a las manos de los otros, ¿qué mérito tendrás? En realidad seré yo la que haga la caridad y tú la que tendrá el mérito; esto no es justo. Cuando vamos a visitar a los enfermos, tú me ayudas a cuidar de ellos; pues el procurarles cuidados ya es alguna cosa. ¿No te parece esto suficiente? Nada hay más sencillo; aprende a hacer obras útiles confeccionando vestidos para estos niños, de este modo tú darás alguna cosa que te pertenezca”. Es así como esa madre, verdaderamente cristiana, forma a su hija según la práctica de las virtudes enseñadas por Cristo. ¿Es espírita? ¡Qué importa!

En su hogar, es la mujer del mundo, porque su posición lo exige; pero se ignora lo que hace, porque no quiere otra aprobación que la de Dios y de su conciencia. Pero un día, una circunstancia imprevista conduce a su casa a una de sus protegidas, que le ofrecía una labor manual; esta la reconoció y quiso bendecir a su benefactora: “¡Silencio!” Le dijo; no lo digáis a nadie”. Así hablaba Jesús.

Extraído del “Evangelio según el Espiritismo”, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada a los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Cuidar el cuerpo y el espíritu julio 13, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
Tags: , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

                   La perfección moral, ¿consiste en la maceración de cuerpo? Para resolver esta cuestión me apoyo en los principios elementales, y comienzo por demostrar la necesidad de cuidar el cuerpo, que, según las alternativas de salud y de enfermedad influye de una manera muy importante sobre el alma, que es preciso considerar como cautiva de la carne. Para que esta prisionera viva, se divierta y conciba aun las ilusiones de la libertad, el cuerpo debe estar sano, dispuesto, vigoroso. Sigamos la comparación: Helos, pues, a ambos, en perfecto estado, ¿qué deben hacer para mantener el equilibrio entre sus aptitudes y sus necesidades tan diferentes?

                   He aquí dos sistemas que se enfrentan: el de los ascetas, que quieren abatir el cuerpo y el de los materialistas, que quieren rebajar el alma; dos violencias, que son casi tan insensatas una como la otra. Al lado de esos grandes partidos hormiguea la numerosa tribu de los indiferentes, que sin convicción y sin pasión, aman con tibieza y gozan con economía. ¿En dónde está pues, la sabiduría? ¿En dónde está, pues, la ciencia de vivir? En ninguna parte; y este gran problema quedaría enteramente por resolver, si el Espiritismo no viniese en ayuda de los investigadores demostrándoles las relaciones que existen entre el cuerpo y el alma, y diciendo que, puesto que son necesarios el uno a la otra, es preciso cuidarlos a ambos. Amad, pues, vuestra alma, pero cuidad también el cuerpo, instrumento del alma; desconocer las necesidades que están indicadas por la propia Naturaleza, es desconocer la ley de Dios. No le castiguéis por las faltas que vuestro libre albedrío le ha hecho cometer y de las que tampoco tiene responsabilidad, como no la tiene el caballo mal dirigido, por los accidentes que causa. ¿Seréis, acaso, más perfectos, si martirizando vuestro cuerpo no sois menos egoístas, orgullosos y poco caritativos con vuestro prójimo? No; la perfección no consiste en esto; está enteramente en las reformas que haréis sufrir a vuestro Espíritu; doblegadlo, sometedlo, humilladle, mortificadle; éste es el medio de hacerle dócil a la voluntad de Dios y el único que conduce a la perfección.

(Georges, espíritu protector, París, 1863).

Extraído del “Evangelio según el Espiritismo”, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Manifestaciones visuales: preguntas sobre las apariciones mayo 18, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Libro de los Médiums, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
Tags: , , , , , , , , , , , ,
add a comment

De todas las manifestaciones espiritistas, las más interesantes son, sin contradicción, aquellas por las cuales los Espíritus pueden hacerse visibles. Se verá por la explicación de este fenómeno que, como los otros, nada tiene de sobrenatural. A continuación ponemos las respuestas que con este objeto han dado los Espíritus.

1. ¿Los Espíritus pueden hacerse visibles?

“Sí, sobre todo durante el sueño; sin embargo, ciertas personas los ven también durante la vigilia, pero es más raro.”

Observación. – Mientras que el cuerpo descansa, el Espíritu se desprende de los lazos materiales; es más libre y puede más fácilmente ver a los otros Espíritus con los cuales entra en comunicación. El sueño no es más que el recuerdo de este estado; cuando uno no se acuerda de nada, se dice que no ha soñado, pero el alma no ha dejado de ver y gozar de su libertad. Nosotros nos ocupamos más especialmente aquí de las apariciones en estado de vigilia.

2. Los Espíritus que se manifiestan a la vista, ¿pertenecen más bien a una clase que a otra?

“No, pueden pertenecer a todas las clases, a las más elevadas como a las más inferiores.”

3. ¿Es dado a todos los Espíritus el manifestarse visiblemente?

“Todos lo pueden; pero para esto no tienen siempre el permiso ni la voluntad.”

4. ¿Cuál es el fin de los Espíritus que se manifiestan visiblemente?

“Esto depende de su naturaleza; el fin puede ser bueno o malo.”

5. ¿Cómo puede darse este permiso cuando el fin es malo?

“Entonces es para probar a aquellos a quienes se aparecen. La intención del Espíritu puede ser mala, pero el resultado puede ser bueno.”

6. ¿Cuál puede ser el fin de los Espíritus que tienen mala intención haciéndose ver?

“Asustar y muchas veces vengarse.”

– ¿Cuál es el de los Espíritus que vienen con buena intención?

“Consolar a las personas que los lastiman, probar que existen y están cerca de vosotros, dar consejos y algunas veces reclamar asistencia para ellos mismos.”

7. ¿Qué inconveniente habría en que la posibilidad de ver los Espíritus fuese permanente y general? ¿No sería esto un medio de quitar las dudas de los más incrédulos?

“Estando el hombre constantemente rodeado de Espíritus, su visión incesante le alteraría, le mortificaría en sus acciones y le quitaría su iniciativa en la mayor parte de los casos, mientras que creyéndose solo obra más libremente. En cuanto a los incrédulos, bastantes medios tienen de convencerse si quieren aprovecharse y si no les ciega el orgullo.

Sabéis muy bien que hay personas que han visto y que por esto no creen más, puesto que dicen que son ilusiones. No os inquietéis por estas gentes; Dios se encarga de ellas.”

Observación. – Habría tanto inconveniente en verse constantemente en presencia de los Espíritus, como en ver el aire que nos rodea, o los millares de animales microscópicos que pululan alrededor de nosotros y sobre nosotros. De donde debemos deducir que lo que Dios hace está bien hecho, y que sabe mejor que nosotros lo que nos conviene.

8. Si la visión de los Espíritus tiene inconvenientes, ¿por qué se permite en ciertos casos?

“Con el fin de dar una prueba de que todo no muere con el cuerpo, y que el alma conserva su individualidad después de la muerte. Esta visión pasajera basta para dar esta prueba y atestiguar la presencia de vuestros amigos a vuestro lado; pero no tiene los inconvenientes de la permanencia.”

9. ¿En los mundos más avanzados que el nuestro la visión de los Espíritus es más frecuente?

“Cuanto más el hombre se acerca a la naturaleza espiritual, más fácilmente entra en relación con los Espíritus; lo grosero de vuestra envoltura es lo que hace más difícil y rara la percepción de los seres etéreos.”

10. ¿Es racional asustarse por la aparición de un Espíritu?

“El que reflexiona debe comprender que un Espíritu, cualquiera que sea, es menos peligroso que un viviente. Por los demás, los Espíritus van por todas partes y no hay necesidad de verlos para saber que podéis tenerlos a vuestro lado. El Espíritu que quisiera dañar puede hacerlo sin dejarse ver y quizás más aun; no es peligroso porque sea Espíritu, sino más bien por la influencia que puede ejercer sobre el pensamiento desviando del bien e induciendo al mal.”

(…)

20. Aquellos que ven a los Espíritus ¿los ven por los ojos?

“Ellos lo creen; pero en realidad el alma es la que ve, y lo que lo prueba es que pueden verse con los ojos cerrados.”

(…)

28. ¿Los Espíritus pueden hacerse visibles bajo otra apariencia que la forma humana?

“La forma humana es la forma normal, el Espíritu puede variar su apariencia, pero siempre es el tipo humano.”

– ¿No pueden manifestarse bajo la forma de una luz?

“Pueden producir llamas, luces, como cualesquiera otros efectos, para atestiguar su presencia; pero estas cosas no son los mismos Espíritus. La llama muchas veces sólo es una ilusión óptica o una emanación del periespíritu; en todos los casos no es más que una parte de éste; el periespíritu no aparece entero sino en las visiones.”

29. ¿Qué pensaremos de la creencia que atribuye los fuegos fatuos a la presencia de almas o Espíritus?

“Superstición producida por la ignorancia. La causa física de los fuegos fatuos es bien conocida.”

– La llama azul que apareció, según se dice, sobre la cabeza del niño Servius Tullius, ¿es una fábula o una realidad?

“Era real, fue producida por el Espíritu familiar que quería advertir a la madre. Esta madre, médium vidente, había apercibido un rayo del Espíritu protector de su hijo. Todos los médiums videntes no ven al mismo grado, así como vuestros médiums escribientes no escriben todos la misma cosa. Mientras que esta madre sólo veía una llama, otro médium hubiese podido ver el mismo cuerpo del Espíritu.”

30. ¿Los Espíritus podrían presentarse bajo la forma de animales?

“Puede suceder; pero los que tomen estas apariencias son siempre Espíritus muy inferiores. En todos los casos esto sólo sería una apariencia momentánea; porque sería absurdo el creer que un animal cualquiera pudiese ser la encarnación real de un Espíritu. Los animales son siempre animales y no otra cosa.

Observación. – Sólo la superstición puede hacer creer que ciertos animales están animados por Espíritus; es preciso una imaginación muy complaciente, o bien afectada, para ver alguna cosa sobrenatural en circunstancias un tanto extravagantes, con las cuales se presentan algunas veces; pero el miedo hace ver con frecuencia lo que no existe. El miedo no siempre es el origen de esta idea; hemos conocido una señora muy inteligente por cierto, que se aficionó más de lo regular a un gatazo negro, porque le creía de una naturaleza “sobreanimal”; pero no había oído jamás hablar del Espiritismo; si lo hubiera conocido, le habría hecho comprender lo ridículo de la causa de su predilección, probándole la imposibilidad de semejante metamorfosis.

Extraído del Libro de los Médiums, versión del sitio Dominio Público.

Editora Mensaje Fraternal,  Apartado Postal 22 28 Caracas 1010-A – Venezuela

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Libro de los Médiums”, haz clic aquí

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de este y de los demás Libros Básicos, haz clic aquí

Presentimientos mayo 11, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Libro de los Espíritus, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

522. El presentimiento, ¿es siempre una advertencia del espíritu protector?

«El presentimiento es el consejo íntimo y oculto de un espíritu que os quiere bien. Se halla también en la intuición de la elección que se ha hecho; es la voz del instinto. El espíritu antes de encarnarse, tiene conocimiento de las principales fases de su existencia, es decir, de la clase de pruebas a que se compromete. Cuando tiene un carácter predominante, el espíritu conserva una especie de impresión en su fuero interno, y esta impresión, que es la voz del instinto, acentuándose cuando se aproxima el momento, se convierte en presentimiento».

523. El presentimiento y la voz del instinto tienen siempre algo de vago, ¿qué debemos hacer en la incertidumbre?

«Cuando estés incierto, invoca a tu espíritu bueno, o suplica al Señor de todo, a Dios, que te envíe a uno de sus mensajeros, a uno de nosotros».

524. Las advertencias de nuestros espíritus protectores, ¿tienen por objeto único la dirección moral, o también la conducta que debemos observar en las cosas de la vida privada?

«Todo, pues procuran haceros vivir lo mejor posible; pero a menudo vosotros cerráis el oído a las buenas advertenciar, y sois infelices por culpa vuestra».

Los espíritus protectores nos ayudan con sus consejos por medio de la voz de la conciencia, que hacen hablar dentro de nosotros; pero como no siempre le damos la necesaria importancia, nos los dan más directos, valiéndose de las personas que nos rodean. Examine cada cual las diversas circunstancias felices o desgraciadas de su vida, y verá cómo en muchas ocasiones ha recibido consejos que no siempre ha puesto en práctica y que, de haberlos escuchado, le hubieran evitado muchas desazones.

Extraído del Libro de los Espíritus, Talleres Gráficos de Manuel Pareja

Montaña, Barcelona – España.

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Libro de los Espíritus”, haz clic aquí

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Desprendimiento de los bienes terrestres mayo 4, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

                   Vengo, hermanos míos y amigos, a traeros mi óbolo para ayudaros a marchar con valor por el camino del perfeccionamiento en que habéis entrado. Nosotros nos debemos unos a otros; sólo por una unión sincera y fraternal entre Espíritus y encarnados será posible la regeneración.

                   Vuestro amor a los bienes terrestres es una de las mayores trabas para vuestro adelantamiento moral y espiritual; por ese apego a la posesión, suprimís vuestras facultades afectivas concentrándolas todas en las cosas materiales. Sed sinceros. ¿Acaso la fortuna da una felicidad inmaculada? Cuándo vuestros cofres están llenos, ¿no hay siempre un vacío en vuestro corazón? En el fondo de este cesto de flores, ¿no hay siempre un reptil escondido? Comprendo que un hombre que por un trabajo asiduo y honroso, ganó la fortuna, experimente una satisfacción muy justa, sin embargo; de esta satisfacción natural que Dios aprueba, a un apego que absorbe todos los otros sentimientos y paraliza los impulsos del corazón, hay mucha distancia, tanta distancia como de la sórdida avaricia a la prodigalidad exagerada; dos vicios entre los cuales Dios ha colocado la caridad, santa y saludable virtud, que enseña al rico a dar sin ostentación para que el pobre reciba sin bajeza.

                   Ya venga la fortuna de vuestra familia, ya la hayáis ganado con vuestro trabajo, hay una cosa que nunca debéis olvidar, y es que todo viene de Dios y todo vuelve a Dios. Nada os pertenece en la Tierra, ni siquiera vuestro pobre cuerpo; la muerte os despoja de él, como de todos los bienes materiales; sois depositarios y no propietarios; no os engañéis acerca de esto; Dios os ha prestado y debéis restituírselo, y lo que os presta es con la condición de que al menos lo superfluo revierta para aquellos que no tienen lo necesario.

                   (…)Infelizmente hay siempre en el hombre que posee, un sentimiento tan fuerte que lo apega a la fortuna: es el orgullo. No es raro ver al hombre que ha medrado aturdir al infeliz que implora su asistencia con la narración de sus trabajos y de su saber, en vez de venir a ayudarlo, acaba por decir: “Haga lo que yo hice”. Según él, la bondad de Dios no ha intervenido para nada en su fortuna; sólo atribuye el mérito a sí mismo; su orgullo pone una venda en sus ojos y le tapa los oídos; no comprende que con toda su inteligencia y su destreza, Dios puede derrumbarle con una sola palabra.

                  (…) He aquí, mis amigos, lo que quería enseñaros en cuanto al desprendimiento de los bienes terrestres; resumiré diciendo: Sabed contentaros con poco. Si sois pobres, no envidiéis a los ricos, porque la fortuna no es necesaria para la felicidad; si sois ricos, no olvidéis que estos bienes se os han confiado y que deberéis justificar su empleo como en una cuenta de tutela. No seáis depositarios infieles haciéndolos servir para la satisfacción de vuestro orgullo y de vuestra sensualidad; no os creáis con el derecho de disponer únicamente para vosotros de lo que sólo es un préstamo y no un donativo. Si no sabéis devolver, no tenéis el derecho de pedir, y acordaos que el que da a los pobres paga la deuda que ha contraído con Dios. (LACORDAIRE, Constantina, 1863).

Extraído del Evangelio según el Espiritismo”, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

******

 Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Las categorías de espiritistas abril 20, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Libro de los Médiums, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
Tags: , , , , , , , , , ,
add a comment

Entre los convencidos por medio de un estudio directo pueden distinguirse:

 

1º Los que creen pura y simplemente en las manifestaciones. El Espiritismo es para ellos una simple ciencia de observación, una serie de hechos más o menos curiosos; a éstos les llamaremos “espiritistas experimentadores”.

 

2º Los que ven en el Espiritismo otra cosa más que los hechos; comprenden a parte filosófica; admiran la moral que se deduce, pero no la practican. Su influencia sobre su carácter es insignificante o nula; nada cambian en sus costumbres, y no se privarían de un solo goce; el avaro es siempre miserable, el orgulloso siempre lleno de sí mismo, el envidiado y el celoso siempre hostiles; para ellos la caridad cristiana sólo es una bella máxima: éstos son los “espiritistas imperfectos”.

 

3º Aquellos que no se contentan con admirar la moral espiritista, si no que la practican y aceptan con todas sus consecuencias. Convencidos que la existencia terrestre es una prueba pasajera, procuran sacar provecho de sus cortos instantes para marchar en el camino del progreso, el único que puede elevarles en la jerarquía del mundo de los Espíritus, esforzándose en hacer el bien y en reprimir sus malas inclinaciones; sus relaciones son siempre seguras, porque su convicción les aleja de todo mal pensamiento.

 

En todas sus cosas la caridad es la regla de su conducta: éstos son los “verdaderos espiritistas”, o mejor dicho, los “espiritistas cristianos”.

 

4º Hay, en fin, los “espiritistas exaltados”. La especie humana sería perfecta si sólo tomara siempre la parte buena de las cosas. En todo, la exageración es dañosa; en Espiritismo da una confianza demasiado ciega y a menudo pueril en las cosas del mundo invisible, y hace aceptar, muy fácilmente y sin comprobación, lo que la reflexión y el examen demostrarán lo absurdo y la imposibilidad; pero el entusiasmo no reflexiona, ofusca. Esta especie de adeptos es más dañosa que útil a la causa del Espiritismo; éstos son los menos a propósito para convencer, porque se desconfía con razón de su criterio, son, de muy buena fe, el juguete, ya de los Espíritus mixtificadores, ya de los hombres que procuran explotar su credulidad. Si ellos debían sufrir solos las consecuencias, el mal sería a medias; lo peor es que dan, sin querer, armas a los incrédulos que buscan con ahínco más bien las ocasiones de divertirse que de convencerse, y no dejan de atribuir a todos el ridículo de algunos. Ciertamente esto no es ni justo ni racional; pero ya se sabe, los adversarios del Espiritismo sólo reconocen su razón como la más elegida, y conocer a fondo aquello que hablan, es el menor de sus cuidados.

 

 

Extraído del “Libro de los Médiums”, versión del sitio Dominio Público.

 

Editora Mensaje Fraternal,  Apartado Postal 22 28 Caracas 1010-A – Venezuela

 

 

******

 

Para leer más:

 

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

 

– Sección Preguntas & Respuestas

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Libro de los Médiums”, haz clic aquí

 

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de este y de los demás Libros Básicos, haz clic aquí