jump to navigation

Oración para pedir la fuerza de resistir a una tentación abril 17, 2009

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, Para pedir la fuerza de resistir a una tentación, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

 

PREFACIO

 

Todo mal pensamiento puede tener dos orígenes: la propia imperfección de nuestra alma, o una funesta influencia que actúe sobre ella; en este último caso, es siempre indicio de una debilidad que nos hace propios para recibir esta influencia y por consiguiente, de un alma imperfecta; de tal modo, que el que comete una falta, no podría dar por excusa la influencia de un Espíritu extraño, puesto que este Espíritu no le habría inducido al mal si lo considerase inaccesible a la seducción.

 

Cuando un mal pensamiento surge en nosotros, podemos, pues, suponer que un Espíritu malévolo nos está induciendo al mal y al cual estamos enteramente libres para acceder o resistir, como si se tratara de las instigaciones de una persona viviente. Al mismo tiempo, debemos imaginarnos a nuestro ángel guardián o Espíritu protector, que por su parte, combate en nosotros la mala influencia, y espera con ansiedad la decisión que vamos a tomar. Nuestra vacilación en hacer el mal es la voz del Espíritu bueno que se hace oír por la conciencia.

 

Se reconoce que un pensamiento es malo cuando se aparta de la caridad, que es la base de toda verdadera moral; cuando tiene por principio el orgullo, la vanidad o el egoísmo; cuando su realización puede causar un perjuicio cualquiera a otro; cuando, en fin, nos induce a hacer a los otros cosas que no quisiéramos que nos hicieran a nosotros. (Cap. XXVIII, número 15; cap. XV, número 10).

 

 

ORACIÓN:

 

Dios Todopoderoso, no me dejéis sucumbir a la tentación que tengo de cometer una falta. Espíritus benévolos que me protegéis, desviad de mí este mal pensamiento y dadme la fuerza de resistir a la sugestión del mal. Si sucumbo, habré merecido la expiación de mi falta, tanto en esta vida como en la otra, porque soy libre para elegir.

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Por favor ore con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

 

 

Para pedir la fuerza de resistir a una tentación noviembre 28, 2008

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, Para pedir la fuerza de resistir a una tentación, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

PREFACIO

 

Todo mal pensamiento puede tener dos orígenes: la propia imperfección de nuestra alma, o una funesta influencia que actúe sobre ella; en este último caso, es siempre indicio de una debilidad que nos hace propios para recibir esta influencia y por consiguiente, de un alma imperfecta; de tal modo, que el que comete una falta, no podría dar por excusa la influencia de un Espíritu extraño, puesto que este Espíritu no le habría inducido al mal si lo considerase inaccesible a la seducción.

 

Cuando un mal pensamiento surge en nosotros, podemos, pues, suponer que un Espíritu malévolo nos está induciendo al mal y al cual estamos enteramente libres para acceder o resistir, como si se tratara de las instigaciones de una persona viviente. Al mismo tiempo, debemos imaginarnos a nuestro ángel guardián o Espíritu protector, que por su parte, combate en nosotros la mala influencia, y espera con ansiedad la decisión que vamos a tomar. Nuestra vacilación en hacer el mal es la voz del Espíritu bueno que se hace oír por la conciencia.

 

Se reconoce que un pensamiento es malo cuando se aparta de la caridad, que es la base de toda verdadera moral; cuando tiene por principio el orgullo, la vanidad o el egoísmo; cuando su realización puede causar un perjuicio cualquiera a otro; cuando, en fin, nos induce a hacer a los otros cosas que no quisiéramos que nos hicieran a nosotros. (Cap. XXVIII, número 15; cap. XV, número 10).

 

 

ORACIÓN:

 

Dios Todopoderoso, no me dejéis sucumbir a la tentación que tengo de cometer una falta. Espíritus benévolos que me protegéis, desviad de mí este mal pensamiento y dadme la fuerza de resistir a la sugestión del mal. Si sucumbo, habré merecido la expiación de mi falta, tanto en esta vida como en la otra, porque soy libre para elegir.

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Estás invitado a orar con nosotros – todos los Viernes, una nueva súplica

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí