jump to navigation

El valor de la fe abril 6, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Todo aquel que me confesare y me reconociere delante de los hombres, yo lo reconoceré y confesaré también, yo mismo, delante de nuestro Padre que está en los cielos; y todo aquel que me negare delante de los hombres, yo lo negaré también, yo mismo, delante de nuestro Padre que está en los cielos. (San Mateo, cap. X, v. 32 y 33).

 

 

Si alguno se avergonzare de mí y de mis palabras, el Hijo del hombre se avergonzará también de él, cuando viniere con su gloria y con la de su Padre y de los santos ángeles. (San Lucas, cap. IX, v. 26).

 

 

                        El valor de la opinión se ha tenido siempre en estima por los hombres, porque es un mérito de desafiar los peligros, las persecuciones, las contradicciones e incluso los simples sarcasmos a que se expone casi siempre el que no teme confesar muy alto las ideas que no son de todo el mundo. En esto, como en todo, el mérito está en razón de las circunstancias y de la importancia del resultado. Siempre hay debilidad en retroceder ante las consecuencias de su opinión y regenerarla, pero hay casos en que es una cobardía tan grande como huir en el momento del combate.

 

 

                        Jesús señala esta cobardía desde el punto de vista especial de su doctrina, diciendo que si alguno se avergonzare de sus palabras, también él se avergonzará de él; que él negará al que le niegue; que el que le confesara ante los hombres le reconocerá ante nuestro Padre que está en los cielos; en otros términos: aquellos que tuvieren miedo de confesarse discípulos de la verdad, no son dignos de ser admitidos en el reino de la verdad. Perderán el beneficio de su fe, porque es una fe egoísta que guardan para ellos mismos, pero que la ocultan por miedo de que les ocasione perjuicio en este mundo, mientras que aquellos que colocando la verdad sobre sus intereses materiales la proclaman abiertamente, trabajan al mismo tiempo para su futuro y el de los otros.

 

                        Así será con los adeptos del Espiritismo, puesto que su doctrina no es otra que el desarrollo y aplicación de la del Evangelio; a ellos se dirigen también las palabras de Cristo. Siembran en la Tierra lo que recogerán en la vida espiritual; allí recogerán los frutos de su valor o de su debilidad.

 

Extraído del “Evangelio según el Espiritismo”, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

 

******

 

Para leer más:

 

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

 

– Sección Preguntas & Respuestas

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

 

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

Anuncios

Oraciones para los Enfermos abril 3, 2009

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, Paz, Por los enfermos, Súplicas.
Tags: , , , , , , ,
1 comment so far

1) Para que la diga el enfermo:

 

Señor, sois todo justicia; la enfermedad que habéis querido enviarme debo merecerla, porque jamás hacéis sufrir sin causa. Para mi curación, yo me entrego a vuestra infinita misericordia; si os place volverme la salud, que vuestro santo nombre sea bendito; si por el contrario debo sufrir aún, que así mismo sea bendito; me someto sin murmurar a vuestros divinos decretos, porque todo lo que haréis no puede tener otro objeto que el bien de vuestras criaturas.

 

Haced, Dios mío, que esta enfermedad sea para mí un aviso saludable y me lleve a meditar sobre mí mismo; la acepto como una expiación del pasado y como una prueba de mi fe y sumisión a vuestra santa voluntad.

 

 

2) Para el enfermo:

 

Dios mío, vuestros designios son impenetrables, y en vuestra sabiduría creísteis un

deber afligir a N… con la enfermedad. Os suplico echéis una mirada de compasión sobre sus sufrimientos y os dignéis ponerles un término.

 

Buenos Espíritus, ministros del Todopoderoso, os ruego que secundéis mi deseo de aliviarle; dirigid mi pensamiento, a fin de que vaya a derramar un bálsamo saludable en su cuerpo y el consuelo en su alma.

 

Inspiradle la paciencia y la sumisión a la voluntad de Dios, dadle fuerza para sobrellevar sus dolores con resignación cristiana a fin de que no se pierda el fruto de esta prueba.

 

 

3) Para ser pronunciada por el médium de curación:

 

Dios misericordioso, si os dignáis serviros de mí, aun cuando soy indigno puedo curar este sufrimiento si tal es vuestra voluntad, porque tengo fe en vos; sin vos nada puedo. Permitid a los buenos Espíritus que me penetren con su fluido saludable, a fin de que lo trasmita a este enfermo, y alejad de mí todo pensamiento de orgullo y de egoísmo que pudiera alterar su pureza.

 

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Por favor ore con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

Para un criminal marzo 27, 2009

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, Para un criminal, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , ,
add a comment

PREFACIO:

 

Si la eficacia de las oraciones fuese proporcional a su tamaño, las más extensas deberían ser reservadas a los culpables, porque tienen mayor necesidad que los que vivieron santamente. Rehusarlas a los criminales es faltar a la caridad y desconocer la misericordia de Dios; creerlas inútiles, porque un hombre haya cometido tal o cual falta, es prejuzgar la justicia del Altísimo. (Cap. XI, número 14).

 

 

ORACIÓN:

 

Señor, Dios de misericordia, no rechacéis a este criminal que acaba de dejar la Tierra; la justicia de los hombres pudo condenarle, pero no por esto se salva de vuestra justicia, si su corazón no se ha conmovido por un sincero arrepentimiento.

 

Quitadle la venda que le oculta la gravedad de sus faltas. ¡Que con su arrepentimiento encuentre gracia ante vos y que se alivien los sufrimientos de su alma! ¡Que nuestras oraciones y la intervención de los buenos Espíritus puedan darle la esperanza y el consuelo! Inspiradle el deseo de reparar sus malas acciones en una nueva existencia y dadle fuerza para que no sucumba en las nuevas luchas que emprenderá.

 

¡Señor, tened piedad de él!

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Por favor ore con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

En un peligro inminente marzo 20, 2009

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, En un peligro inminente, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , ,
add a comment

PREFACIO:

 

En los peligros a que estamos expuestos, Dios nos recuerda nuestra debilidad y la fragilidad de nuestra existencia. Nos muestra que nuestra vida está en sus manos y que pende de un hilo que puede romperse cuando menos lo esperamos. En cuanto a esto, no hay privilegio para nadie, porque tanto el grande como el pequeño están sometidos a las mismas alternativas.

 

Si se examinan la naturaleza y las consecuencias del peligro, se verá que muchas veces, si se hubiesen cumplido esas consecuencias, hubieran sido castigo de una falta cometida o de un deber descuidado.

 

 

ORACIÓN:

 

¡Dios Todopoderoso, vos mi ángel guardián, socorredme! Si debo sucumbir, que se haga la voluntad de Dios. Si me salvo, que en el resto de mi vida repare el mal que pude hacer y del cual me arrepiento.

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Por favor ore con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

Si alguno te golpea en la mejilla derecha ofrécele también la otra marzo 16, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

Habéis aprendido que fue dicho: ojo por ojo y diente por diente. Pero yo os digo que no os resistáis al mal que os quieran hacer; mas, si alguno os golpea en la mejilla derecha, ofrecedle también la izquierda; y si alguno quiere pelear con vosotros para tomar vuestra túnica, dejadle también la capa; y si alguno os obligare a marchar mil pasos con él, haced aun dos mil. Dad al que os pidiere y no rechacéis al que os quiere pedir prestado. (San Mateo, cap. V, v. de 38 a 42).

 

 

Los prejuicios del mundo sobre lo que se llama entre los hombres punto de honor, dan esa susceptibilidad sombría, nacida del orgullo y de la exaltación de la personalidad, que lleva al hombre a retribuir injuria por injuria, insulto por insulto, lo que parece justo a aquel cuyo sentido moral no se eleva sobre las pasiones terrestres; por eso la ley mosaica decía: ojo por ojo, diente por diente, ley en armonía con el tiempo en que vivía Moisés: Cristo vino y dijo: Retribuid el mal con el bien. Dijo más: “No resistáis al mal que os quieran hacer; si alguno te golpea en una mejilla, ofrécele también la otra.”

 

Para el orgulloso, esta máxima parece una cobardía, porque no comprende que se necesita más valor para soportar un insulto que para vengarse y esto siempre por esa causa que hace que su visión no se transporte más allá del presente. Pero, ¿es necesario tomar esta máxima al pie de la letra? No más que aquella que dice para arrancar el ojo si éste fuere ocasión de escándalo; llevada adelante con todas sus consecuencias, sería condenar toda represión, aun cuando fuese legal, y dejar el campo libre a los malos quitándoles todo miedo; si no se pusiese un freno a sus agresiones, muy pronto serían víctimas suyas todos los buenos. El mismo instinto de conservación, que es una ley natural, dice que no es preciso extender con benevolencia el cuello al asesino.

 

Por tanto, con estas palabras, Jesús no prohibió la defensa, sino que condenó la venganza. Diciendo que se ofrezca una mejilla cuando la otra fue golpeada, es decir, bajo otra forma, que no es preciso retribuir el mal con el mal; que el hombre debe aceptar con humildad todo lo que tiende a rebajarle su orgullo; que es más glorioso para sí, ser herido que herir, soportar pacientemente una injusticia que él mismo cometer una; que vale más ser engañado que engañar y ser arruinado que arruinar a otros. Esto es al mismo tiempo, la condenación del duelo, que no es otra cosa que una manifestación de orgullo. Sólo la fe en la vida futura y en la Justicia de Dios, que nunca deja el mal impune, puede dar la fuerza de soportar pacientemente los golpes dirigidos contra nuestros intereses y nuestro amor propio; por esto decimos sin cesar: Dirigid vuestras miradas al porvenir, pues cuanto más os elevéis con el pensamiento sobre la vida material, menos os angustiarán las cosas de la Tierra.

 

Extraído del “Evangelio según el Espiritismo”, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

 

******

 

Para leer más:

 

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

 

– Sección Preguntas & Respuestas

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

 

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí

 

 

 

 

Acción de gracias por el bien concedido a nuestros enemigos marzo 13, 2009

Posted by My profile in Acción de gracias por el bien concedido a nuestros enemigos, Conozca la doctrina Espirita, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , ,
add a comment

PREFACIO:

 

No desear mal a los enemigos, es ser caritativo a medias; la verdadera caridad requiere que le deseemos el bien y que nos alegremos por las gracias que Dios les conceda. (El Evangelio Según el Espiritismo, Cap. XII, números 7 y 8).

 

 

ORACIÓN:

 

¡Oh Dios, en vuestra justicia, entendiste un deber alegrar el corazón de N… Yo os lo agradezco por él, a pesar del mal que me hizo o que procura hacerme. Si se aprovechase de ello para humillarme, lo aceptaré como una prueba para mí, ejerciendo la caridad.

 

Buenos Espíritus que me protegéis no permitáis que conciba por ello ningún pesar; desviad de mí la envidia y los celos que degradan; inspiradme por el contrario, la generosidad que eleva. La humillación está en el mal y no en el bien y sabemos que tarde o temprano se hará a cada uno justicia según sus obras.

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Por favor ore con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

En las aflicciones de la vida marzo 6, 2009

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, En las aflicciones de la vida, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , ,
add a comment

 

PREFACIO

 

Podemos pedir a Dios favores terrestres, y Él puede concedérnoslos cuando tienen un objeto útil y serio; pero, como nosotros juzgamos la utilidad de las cosas desde nuestro punto de vista, y nuestra visión está limitada al presente, no siempre vemos el lado malo de aquello que deseamos. Dios, que ve mejor que nosotros y sólo quiere nuestro bien, puede, pues, negárnoslo, como un padre rehusa a su hijo lo que podría perjudicarlo. Si lo que pedimos no nos es concedido, no debemos desanimarnos; por el contrario, es menester pensar que la privación de lo que deseamos se nos ha impuesto como prueba o como expiación y que nuestra recompensa será proporcional a la resignación con que la sobrellevemos. (El Evangelio Según el Espiritismo, Cap. XXVII, número 6; cap. II, números, 5, 6 y 7).

 

 

ORACIÓN:

 

Dios Todopoderoso que veis nuestras miserias, dignaos escuchar favorablemente los votos que os dirijo en este momento. Si mi súplica fuere inconveniente, perdonádmela; si es justa y útil a vuestros ojos, que los buenos Espíritus que ejecutan vuestra voluntad, vengan en mi ayuda para su cumplimiento.

 

Cualquier cosa que me suceda, ¡oh Dios!, que se haga vuestra voluntad. Si mis deseos no son atendidos, es porque entra en vuestros designios el probarme y a ello me someto sin murmurar. Haced que no conciba por ello desaliento, y que mi fe y mi resignación sean sustentadas.

 

(Formúlese la súplica)

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Por favor ore con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

 

Oración para las personas que se han amado febrero 27, 2009

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, Para las personas que se han amado, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

PREFACIO

 

Qué espantosa es la idea de la nada. Qué  dignos son de compasión los que creen que la voz del amigo que llora a su amigo se pierde en el vacío y no encuentra ningún eco que le responda. Jamás conocerán las puras y santas afecciones los que piensan que todo muere con el cuerpo; que el genio que ha iluminado el mundo con su vasta inteligencia es un juego de la materia que se extingue para siempre como un soplo; que del más querido ser, de un padre, de una madre o de un hijo adorado, sólo queda un poco de polvo que el tiempo disipa para siempre.

 

¿Cómo un hombre de corazón puede permanecer tranquilo con este pensamiento? ¿Cómo la idea de un aniquilamiento absoluto no le hiela de espanto y no le hace al menos desear que no sea así? Si hasta ese día su razón no le bastó para salir de dudas, he aquí que el Espiritismo viene a disipar toda incertidumbre sobre el futuro por las pruebas materiales que da de la sobrevivencia del alma y de la existencia de los seres de ultratumba. Así es que por todas partes son acogidas estas pruebas con alegría, y renace la confianza porque el hombre sabe de aquí en adelante que la vida terrestre sólo es un corto pasaje que conduce a una vida mejor, que sus trabajos en este mundo no se pierden para él, y que los afectos más santos no se rompen para siempre. (Cap. IV, número 18; cap. V, número 21).

 

ORACIÓN

 

Dignaos, ¡oh Dios!, acoger favorablemente la oración que os dirijo por el Espíritu de N… hacedle entrever vuestras divinas luces y que le sea más fácil el camino de la felicidad eterna. Permitid que los buenos Espíritus le lleven mis palabras y mi pensamiento.

 

Tú que me eras querido en este mundo, oye mi voz que te llama para darte un nuevo testimonio de mi afecto. Dios permitió que fueses liberado primero; no podría quejarme de ello sin egoísmo, porque sería estar afligido por no tener más para ti las penas y los sufrimientos de la vida. Espero, pues, com resignación el momento de nuestra reunión en el mundo más feliz en que me has precedido.

 

Yo sé que nuestra separación es momentánea y que por larga que pudiera parecerme, su duración se borra ante la eterna felicidad que Dios promete a sus elegidos. Que su bondad me preserve de hacer nada que pueda retardar este instante deseado, y que me ahorre de este modo el dolor de no volverte a encontrar al salir de mi cautiverio terrestre.

 

¡Oh! ¡Qué dulce y consoladora es la certeza de que sólo hay entre nosotros un velo material que te oculta de mi vista! Que puedas estar aquí, a mi lado, verme y oírme como otras veces y aún mejor que antes; que no me olvidarás como yo tampoco no te

olvidaré; que nuestros pensamientos no cesen de confundirse, y que el tuyo me siga y me sustente siempre.

 

Que la paz del Señor sea contigo.

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Por favor ore con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

En el momento de dormirse febrero 20, 2009

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, En el momento de dormirse, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , ,
add a comment

PREFACIO:

 

El sueño es el descanso del cuerpo, pero el Espíritu no tiene necesidad de este descanso. Mientras los sentidos se adormecen, el alma se desprende en parte de la materia y goza de sus facultades de Espíritu. El sueño se le ha dado al hombre para reparar las fuerzas orgánicas y las fuerzas morales. Mientras el cuerpo recobra los elementos que ha perdido por la actividad de la vigilia, el Espíritu va a fortalecerse entre los otros Espíritus; con lo que se ve, con lo que oye y con los consejos que le dan, adquiere ideas, que vuelve a encontrar al despertar en estado de intuición; es el regreso temporal del desterrado a su verdadera patria; es el prisionero momentáneamente liberado.

 

Pero suele suceder, como con el prisionero perverso, que el Espíritu no siempre saca provecho de este momento de libertad para su adelantamiento; si tiene malos instintos, en vez de buscar la compañía de los buenos Espíritus busca la de sus semejantes y va a los lugares en donde puede dar libre curso a sus inclinaciones.

 

El que esté penetrado de esta verdad, que eleve su pensamiento en el momento en que quiera dormirse; que recurra a los consejos de los buenos Espíritus y de aquellos cuya memoria le es grata, a fin de que vengan a reunirse con él en el corto intervalo que se le concede, y al despertarse se sentirá más fuerte contra el mal y tendrá más valor contra la adversidad.

 

 

ORACIÓN:

 

Mi alma va a encontrarse por un instante con los otros Espíritus. Que vengan los buenos y me ayuden con sus consejos. Mi ángel de la guarda, haced que al despertar conserve de ellos una impresión saludable y duradera.

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Por favor ore con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

Desigualdad de las riquezas febrero 16, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Evangelio según el Espiritismo, Estudios, Paz.
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
add a comment

La desigualdad de las riquezas es uno de esos problemas que en vano se quieren resolver, si sólo se considera la vida actual. La primera cuestión que se presenta, es esta: ¿Por qué todos los hombres no son igualmente ricos? No lo son por una razón muy sencilla: porque no son igualmente, activos y laboriosos para adquirir, ni moderados y previsivos para conservar. Además, está matemáticamente demostrado que la fortuna, igualmente repartida, daría a cada cual una parte mínima e insuficiente; que suponiendo hecha esta repartición, el equilibrio se rompería en poco tiempo por la diversidad de caracteres y de aptitudes; que suponiéndola posible y duradera, teniendo cada uno apenas lo necesario para vivir, daría por resultado el agotamiento de todos los grandes trabajos que concurren al progreso y al bienestar de la Humanidad; que suponiendo que se diese a cada uno lo necesario, no habría ya el aguijón que empuja a los grandes descubrimientos y a las empresas útiles. Si Dios la concentra en ciertos puntos, es para que desde allí se esparza en cantidad suficiente, según las necesidades.

 

Admitiendo esto, se pregunta por qué Dios la da a personas incapaces de hacerla fructificar para el bien de todos. Esta es también una prueba de la sabiduría y de la bondad de Dios. Dando al hombre el libre albedrío, quiso que llegase por su propia experiencia a diferenciar el bien del mal, y que la práctica del bien fuese el resultado de sus esfuerzos y de su propia voluntad. No debe ser conducido fatalmente ni al bien ni al mal, pues sin esto solo sería un instrumento pasivo e irresponsable, como los animales. La fortuna es un medio para probarle moralmente; pero como al mismo tiempo es un poderoso medio de acción para el progreso, Dios no quiere que quede por mucho tiempo improductiva, y por esto la cambia de manos incesantemente.

 

Cada uno debe poseerla para ensayarse a servirse de ella, y probar el uso que sabe hacer de ella; pero como hay imposibilidad material de que todos la tengan al mismo tiempo, como por otra parte, si todos la poseyesen, nadie trabajaría y el mejoramiento del globo sufriría las consecuencias, cada uno la posee a su vez: el que hoy no la tiene, la tuvo ya o la tendrá en otra existencia, y el que la tiene ahora, podrá no tenerla mañana. Hay ricos y pobres, porque siendo Dios justo, cada uno debe trabajar cuando le toca su turno; la pobreza es para unos la prueba de la paciencia y de la resinación; la riqueza es para otros la prueba de la caridad y de la abnegación.

 

Se deplora con razón el lamentable uso que ciertas personas hacen de su fortuna, las innobles pasiones que provoca la codicia, y se pregunta si Dios es justo en dar riqueza a tales personas. Cierto es que si el hombre sólo tuviera una existencia, nada justificaría semejante repartición de los bienes de la Tierra; pero si en lugar de limitar la vista a la vida presente, se considera el conjunto de las existencias, se verá que todo se equilibra con justicia. El pobre, pues, no tiene motivo de acusar a la Providencia, ni de envidiar a los ricos; y los ricos tampoco lo tienen para glorificarse por lo que poseen. Si abusan de ella, no será ni con decretos, ni con leyes suntuarias, que se remediará el mal; las leyes pueden cambiar momentáneamente el exterior, pero no pueden cambiar el corazón; por esto sólo pueden tener una duración temporal, y siempre son seguidas de una reacción desmedida. El origen del mal está en el egoísmo y en el orgullo; los abusos de toda naturaleza cesarán por sí mismos cuando los hombres se sometan a la ley de caridad.

 

 

Extraído del “Evangelio según el Espiritismo”, Editora Mensaje Fraternal (Venezuela).

 

******

 

Para leer más:

 

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

 

– Sección Preguntas & Respuestas

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Evangelio según el Espiritismo”, haz clic aquí .

 

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de los Libros Básicos, haz clic aquí