jump to navigation

Manifestaciones visuales: preguntas sobre las apariciones mayo 18, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Libro de los Médiums, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
Tags: , , , , , , , , , , , ,
add a comment

De todas las manifestaciones espiritistas, las más interesantes son, sin contradicción, aquellas por las cuales los Espíritus pueden hacerse visibles. Se verá por la explicación de este fenómeno que, como los otros, nada tiene de sobrenatural. A continuación ponemos las respuestas que con este objeto han dado los Espíritus.

1. ¿Los Espíritus pueden hacerse visibles?

“Sí, sobre todo durante el sueño; sin embargo, ciertas personas los ven también durante la vigilia, pero es más raro.”

Observación. – Mientras que el cuerpo descansa, el Espíritu se desprende de los lazos materiales; es más libre y puede más fácilmente ver a los otros Espíritus con los cuales entra en comunicación. El sueño no es más que el recuerdo de este estado; cuando uno no se acuerda de nada, se dice que no ha soñado, pero el alma no ha dejado de ver y gozar de su libertad. Nosotros nos ocupamos más especialmente aquí de las apariciones en estado de vigilia.

2. Los Espíritus que se manifiestan a la vista, ¿pertenecen más bien a una clase que a otra?

“No, pueden pertenecer a todas las clases, a las más elevadas como a las más inferiores.”

3. ¿Es dado a todos los Espíritus el manifestarse visiblemente?

“Todos lo pueden; pero para esto no tienen siempre el permiso ni la voluntad.”

4. ¿Cuál es el fin de los Espíritus que se manifiestan visiblemente?

“Esto depende de su naturaleza; el fin puede ser bueno o malo.”

5. ¿Cómo puede darse este permiso cuando el fin es malo?

“Entonces es para probar a aquellos a quienes se aparecen. La intención del Espíritu puede ser mala, pero el resultado puede ser bueno.”

6. ¿Cuál puede ser el fin de los Espíritus que tienen mala intención haciéndose ver?

“Asustar y muchas veces vengarse.”

– ¿Cuál es el de los Espíritus que vienen con buena intención?

“Consolar a las personas que los lastiman, probar que existen y están cerca de vosotros, dar consejos y algunas veces reclamar asistencia para ellos mismos.”

7. ¿Qué inconveniente habría en que la posibilidad de ver los Espíritus fuese permanente y general? ¿No sería esto un medio de quitar las dudas de los más incrédulos?

“Estando el hombre constantemente rodeado de Espíritus, su visión incesante le alteraría, le mortificaría en sus acciones y le quitaría su iniciativa en la mayor parte de los casos, mientras que creyéndose solo obra más libremente. En cuanto a los incrédulos, bastantes medios tienen de convencerse si quieren aprovecharse y si no les ciega el orgullo.

Sabéis muy bien que hay personas que han visto y que por esto no creen más, puesto que dicen que son ilusiones. No os inquietéis por estas gentes; Dios se encarga de ellas.”

Observación. – Habría tanto inconveniente en verse constantemente en presencia de los Espíritus, como en ver el aire que nos rodea, o los millares de animales microscópicos que pululan alrededor de nosotros y sobre nosotros. De donde debemos deducir que lo que Dios hace está bien hecho, y que sabe mejor que nosotros lo que nos conviene.

8. Si la visión de los Espíritus tiene inconvenientes, ¿por qué se permite en ciertos casos?

“Con el fin de dar una prueba de que todo no muere con el cuerpo, y que el alma conserva su individualidad después de la muerte. Esta visión pasajera basta para dar esta prueba y atestiguar la presencia de vuestros amigos a vuestro lado; pero no tiene los inconvenientes de la permanencia.”

9. ¿En los mundos más avanzados que el nuestro la visión de los Espíritus es más frecuente?

“Cuanto más el hombre se acerca a la naturaleza espiritual, más fácilmente entra en relación con los Espíritus; lo grosero de vuestra envoltura es lo que hace más difícil y rara la percepción de los seres etéreos.”

10. ¿Es racional asustarse por la aparición de un Espíritu?

“El que reflexiona debe comprender que un Espíritu, cualquiera que sea, es menos peligroso que un viviente. Por los demás, los Espíritus van por todas partes y no hay necesidad de verlos para saber que podéis tenerlos a vuestro lado. El Espíritu que quisiera dañar puede hacerlo sin dejarse ver y quizás más aun; no es peligroso porque sea Espíritu, sino más bien por la influencia que puede ejercer sobre el pensamiento desviando del bien e induciendo al mal.”

(…)

20. Aquellos que ven a los Espíritus ¿los ven por los ojos?

“Ellos lo creen; pero en realidad el alma es la que ve, y lo que lo prueba es que pueden verse con los ojos cerrados.”

(…)

28. ¿Los Espíritus pueden hacerse visibles bajo otra apariencia que la forma humana?

“La forma humana es la forma normal, el Espíritu puede variar su apariencia, pero siempre es el tipo humano.”

– ¿No pueden manifestarse bajo la forma de una luz?

“Pueden producir llamas, luces, como cualesquiera otros efectos, para atestiguar su presencia; pero estas cosas no son los mismos Espíritus. La llama muchas veces sólo es una ilusión óptica o una emanación del periespíritu; en todos los casos no es más que una parte de éste; el periespíritu no aparece entero sino en las visiones.”

29. ¿Qué pensaremos de la creencia que atribuye los fuegos fatuos a la presencia de almas o Espíritus?

“Superstición producida por la ignorancia. La causa física de los fuegos fatuos es bien conocida.”

– La llama azul que apareció, según se dice, sobre la cabeza del niño Servius Tullius, ¿es una fábula o una realidad?

“Era real, fue producida por el Espíritu familiar que quería advertir a la madre. Esta madre, médium vidente, había apercibido un rayo del Espíritu protector de su hijo. Todos los médiums videntes no ven al mismo grado, así como vuestros médiums escribientes no escriben todos la misma cosa. Mientras que esta madre sólo veía una llama, otro médium hubiese podido ver el mismo cuerpo del Espíritu.”

30. ¿Los Espíritus podrían presentarse bajo la forma de animales?

“Puede suceder; pero los que tomen estas apariencias son siempre Espíritus muy inferiores. En todos los casos esto sólo sería una apariencia momentánea; porque sería absurdo el creer que un animal cualquiera pudiese ser la encarnación real de un Espíritu. Los animales son siempre animales y no otra cosa.

Observación. – Sólo la superstición puede hacer creer que ciertos animales están animados por Espíritus; es preciso una imaginación muy complaciente, o bien afectada, para ver alguna cosa sobrenatural en circunstancias un tanto extravagantes, con las cuales se presentan algunas veces; pero el miedo hace ver con frecuencia lo que no existe. El miedo no siempre es el origen de esta idea; hemos conocido una señora muy inteligente por cierto, que se aficionó más de lo regular a un gatazo negro, porque le creía de una naturaleza “sobreanimal”; pero no había oído jamás hablar del Espiritismo; si lo hubiera conocido, le habría hecho comprender lo ridículo de la causa de su predilección, probándole la imposibilidad de semejante metamorfosis.

Extraído del Libro de los Médiums, versión del sitio Dominio Público.

Editora Mensaje Fraternal,  Apartado Postal 22 28 Caracas 1010-A – Venezuela

******

Para leer más:

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

– Sección Preguntas & Respuestas

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Libro de los Médiums”, haz clic aquí

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de este y de los demás Libros Básicos, haz clic aquí

Anuncios

Las categorías de espiritistas abril 20, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Libro de los Médiums, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
Tags: , , , , , , , , , ,
add a comment

Entre los convencidos por medio de un estudio directo pueden distinguirse:

 

1º Los que creen pura y simplemente en las manifestaciones. El Espiritismo es para ellos una simple ciencia de observación, una serie de hechos más o menos curiosos; a éstos les llamaremos “espiritistas experimentadores”.

 

2º Los que ven en el Espiritismo otra cosa más que los hechos; comprenden a parte filosófica; admiran la moral que se deduce, pero no la practican. Su influencia sobre su carácter es insignificante o nula; nada cambian en sus costumbres, y no se privarían de un solo goce; el avaro es siempre miserable, el orgulloso siempre lleno de sí mismo, el envidiado y el celoso siempre hostiles; para ellos la caridad cristiana sólo es una bella máxima: éstos son los “espiritistas imperfectos”.

 

3º Aquellos que no se contentan con admirar la moral espiritista, si no que la practican y aceptan con todas sus consecuencias. Convencidos que la existencia terrestre es una prueba pasajera, procuran sacar provecho de sus cortos instantes para marchar en el camino del progreso, el único que puede elevarles en la jerarquía del mundo de los Espíritus, esforzándose en hacer el bien y en reprimir sus malas inclinaciones; sus relaciones son siempre seguras, porque su convicción les aleja de todo mal pensamiento.

 

En todas sus cosas la caridad es la regla de su conducta: éstos son los “verdaderos espiritistas”, o mejor dicho, los “espiritistas cristianos”.

 

4º Hay, en fin, los “espiritistas exaltados”. La especie humana sería perfecta si sólo tomara siempre la parte buena de las cosas. En todo, la exageración es dañosa; en Espiritismo da una confianza demasiado ciega y a menudo pueril en las cosas del mundo invisible, y hace aceptar, muy fácilmente y sin comprobación, lo que la reflexión y el examen demostrarán lo absurdo y la imposibilidad; pero el entusiasmo no reflexiona, ofusca. Esta especie de adeptos es más dañosa que útil a la causa del Espiritismo; éstos son los menos a propósito para convencer, porque se desconfía con razón de su criterio, son, de muy buena fe, el juguete, ya de los Espíritus mixtificadores, ya de los hombres que procuran explotar su credulidad. Si ellos debían sufrir solos las consecuencias, el mal sería a medias; lo peor es que dan, sin querer, armas a los incrédulos que buscan con ahínco más bien las ocasiones de divertirse que de convencerse, y no dejan de atribuir a todos el ridículo de algunos. Ciertamente esto no es ni justo ni racional; pero ya se sabe, los adversarios del Espiritismo sólo reconocen su razón como la más elegida, y conocer a fondo aquello que hablan, es el menor de sus cuidados.

 

 

Extraído del “Libro de los Médiums”, versión del sitio Dominio Público.

 

Editora Mensaje Fraternal,  Apartado Postal 22 28 Caracas 1010-A – Venezuela

 

 

******

 

Para leer más:

 

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

 

– Sección Preguntas & Respuestas

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Libro de los Médiums”, haz clic aquí

 

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de este y de los demás Libros Básicos, haz clic aquí

 

Lo maravilloso y lo sobrenatural marzo 30, 2009

Posted by My profile in Colunas, Conozca la doctrina Espirita, El Libro de los Médiums, Estudios, Paz, Preguntas y Respuestas.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

Si la creencia en los Espíritus y en sus manifestaciones fuese una concepción aislada, el producto de un sistema, podría con alguna apariencia de razón ser sospechosa de ilusión; pero que se nos diga ¿por qué se la encuentra tan viva entre todos los pueblos antiguos y modernos, y en los libros santos de todas las religiones conocidas? Esto es, dicen algunos críticos, porque en todo tiempo el hombre ha amado lo maravilloso. – ¿Qué es, pues, lo maravilloso según vosotros? – Lo que es sobrenatural. – Qué entendéis por sobrenatural? – Lo que es contrario a las leyes de la naturaleza. – ¿Acaso conocéis estas leyes con tanta perfección que os sea posible marcar un limite a la potencia de Dios? ¡Pues bien! Probad entonces que la existencia de los Espíritus y sus manifestaciones son contrarias a las leyes de la naturaleza; que esto no es y no puede ser una de estas leyes. Seguid la Doctrina Espiritista y ved si se eslabona con todos los caracteres de una admirable ley que resuelve todo lo que las leyes filosóficas no han podido resolver hasta este día. El pensamiento es uno de los atributos del Espíritu; la posibilidad de obrar sobre la materia, de hacer impresión sobre nuestros sentidos y por consecuencia de transmitir su pensamiento, resulta, si podemos expresarnos así, de su constituición fisiológica: luego no hay en este hecho nada de sobrenatural, nada de maravilloso. Que un hombre muerto y bien muerto, resucite corporalmente, que sus miembros dispersos se reúnan para volver a formar su cuerpo, he aquí lo maravilloso, lo sobre natural, lo fantástico; eso sería una verdadera derogación que Dios no puede cumplir sino por un milagro, pero no hay nada de esto en la Doctrina Espiritista.

 

 

 

Sin embargo, se dirá, admitís que un Espíritu puede levantar una mesa y mantenerla en el espacio sin punto de apoyo; ¿acaso no es ésto una derogación de la ley de gravedad? De la ley conocida, sí, ¿pero la Naturaleza ha dicho su última palabra? Antes que se hubiese conocido la fuerza ascensional de ciertos gases, ¿quién hubiera dicho que una pesada máquina llevando muchos hombres, pudiera triunfar a la fuerza de atracción? A los ojos del vulgo ¿no debería parecer maravilloso, diabólico? El que hubiera propuesto, hace un siglo, transmitir un despacho a 500 leguas, y recibir la contestación en algunos minutos, hubiera pasado por un loco; si lo hubiese hecho, se hubiera creído que tenía el diablo a sus órdenes, porque entonces sólo el diablo era capaz de ir tan aprisa. ¿Por qué, pues, un fluido desconocido, no tendría la propiedad en circunstancias dadas, de contrabalancear el efecto de la gravedad, como el hidrógeno contra-balancea el peso del globo aereostático? Hacemos esta observación de paso, que es una comparación, mas no una asimilación, y únicamente para demostrar, por analogía que el hecho no es físicamente imposible. Pero fue precisamente cuando los sabios, en la observación de estas especies de fenómenos, quisieron proceder por vía de asimilación que se engañaron. Por lo demás el hecho existe; todas las denegaciones no podrán hacer que no sea, porque negar no es probar; para nosotros no hay nada de sobrenatural; es todo lo que podemos decir por el momento.

 

 

Extraído del “Libro de los Médiums”, versión del sitio Dominio Público.

 

Editora Mensaje Fraternal,  Apartado Postal 22 28 Caracas 1010-A – Venezuela

 

 

******

 

Para leer más:

 

– Sección Estudios – publicada todos los Lunes

 

– Sección Preguntas & Respuestas

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor del “Libro de los Médiums”, haz clic aquí

 

– Conoce los demás libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

– Para hacer la descarga gratis y sin infringir leyes de derechos de autor de este y de los demás Libros Básicos, haz clic aquí