jump to navigation

Acto de sumisión y resignación octubre 11, 2013

Posted by My profile in Acto de sumisión y resignación, Conozca la doctrina Espirita, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , , , , , ,
add a comment

PREFACIO

 

Cuando nos alcanza un motivo de aflicción, si buscamos la causa encontraremos muchas veces que es consecuencia de nuestra imprudencia, de nuestra imprevisión, o

de nuestra acción anterior; en este caso, a nadie debemos culpar sino a nosotros mismos. Si la causa de una desgracia es independiente de toda participación nuestra, es una prueba para esta vida o la expiación de una existencia pasada y en este último caso, la naturaleza de la expiación puede hacernos conocer la naturaleza de la falta, porque siempre somos castigados por donde hemos pecado. (Cap. V, números 4, 6 y siguientes).

 

En lo que nos aflige, en general, sólo vemos el mal presente y no las consecuencias ulteriores favorables que esto puede tener. El bien es muchas veces consecuencia del mal pasajero, como la curación de un enfermo es el resultado de los medios dolorosos que se han empleado para obtenerla. En todos los casos debemos someternos a la voluntad de Dios y soportar con valor las tribulaciones de la vida, si queremos que se nos tome en cuenta y que se nos apliquen estas palabras de Cristo: “Bienaventurados los que sufren”. (Cap. V, número 18).

 

 

ORACIÓN:

 

¡Oh Dios! Sois soberanamente justo; todo sufrimiento en este mundo, debe, pues, tener su causa y su utilidad. Yo acepto el motivo de aflicción que acabo de experimentar como una expiación de mis faltas pasadas y una prueba para el futuro.

 

Buenos Espíritus que me protegéis, dadme fuerza para soportarla sin murmurar; haced que sea para mí una advertencia saludable, que aumente mi experiencia y que combata en mí el orgullo, la ambición, la necia vanidad y el egoísmo, y que todo contribuya para mi adelantamiento.

 

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Estás invitado a orar con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

Oración para pedir la fuerza de resistir a una tentación abril 17, 2009

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, Para pedir la fuerza de resistir a una tentación, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , , , ,
add a comment

 

PREFACIO

 

Todo mal pensamiento puede tener dos orígenes: la propia imperfección de nuestra alma, o una funesta influencia que actúe sobre ella; en este último caso, es siempre indicio de una debilidad que nos hace propios para recibir esta influencia y por consiguiente, de un alma imperfecta; de tal modo, que el que comete una falta, no podría dar por excusa la influencia de un Espíritu extraño, puesto que este Espíritu no le habría inducido al mal si lo considerase inaccesible a la seducción.

 

Cuando un mal pensamiento surge en nosotros, podemos, pues, suponer que un Espíritu malévolo nos está induciendo al mal y al cual estamos enteramente libres para acceder o resistir, como si se tratara de las instigaciones de una persona viviente. Al mismo tiempo, debemos imaginarnos a nuestro ángel guardián o Espíritu protector, que por su parte, combate en nosotros la mala influencia, y espera con ansiedad la decisión que vamos a tomar. Nuestra vacilación en hacer el mal es la voz del Espíritu bueno que se hace oír por la conciencia.

 

Se reconoce que un pensamiento es malo cuando se aparta de la caridad, que es la base de toda verdadera moral; cuando tiene por principio el orgullo, la vanidad o el egoísmo; cuando su realización puede causar un perjuicio cualquiera a otro; cuando, en fin, nos induce a hacer a los otros cosas que no quisiéramos que nos hicieran a nosotros. (Cap. XXVIII, número 15; cap. XV, número 10).

 

 

ORACIÓN:

 

Dios Todopoderoso, no me dejéis sucumbir a la tentación que tengo de cometer una falta. Espíritus benévolos que me protegéis, desviad de mí este mal pensamiento y dadme la fuerza de resistir a la sugestión del mal. Si sucumbo, habré merecido la expiación de mi falta, tanto en esta vida como en la otra, porque soy libre para elegir.

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Por favor ore con nosotros.

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

 

 

Acto de sumisión y resignación diciembre 19, 2008

Posted by My profile in Acto de sumisión y resignación, Conozca la doctrina Espirita, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , , , , , ,
add a comment

PREFACIO

 

Cuando nos alcanza un motivo de aflicción, si buscamos la causa encontraremos muchas veces que es consecuencia de nuestra imprudencia, de nuestra imprevisión, o

de nuestra acción anterior; en este caso, a nadie debemos culpar sino a nosotros mismos. Si la causa de una desgracia es independiente de toda participación nuestra, es una prueba para esta vida o la expiación de una existencia pasada y en este último caso, la naturaleza de la expiación puede hacernos conocer la naturaleza de la falta, porque siempre somos castigados por donde hemos pecado. (Cap. V, números 4, 6 y siguientes).

 

En lo que nos aflige, en general, sólo vemos el mal presente y no las consecuencias ulteriores favorables que esto puede tener. El bien es muchas veces consecuencia del mal pasajero, como la curación de un enfermo es el resultado de los medios dolorosos que se han empleado para obtenerla. En todos los casos debemos someternos a la voluntad de Dios y soportar con valor las tribulaciones de la vida, si queremos que se nos tome en cuenta y que se nos apliquen estas palabras de Cristo: “Bienaventurados los que sufren”. (Cap. V, número 18).

 

 

ORACIÓN:

 

¡Oh Dios! Sois soberanamente justo; todo sufrimiento en este mundo, debe, pues, tener su causa y su utilidad. Yo acepto el motivo de aflicción que acabo de experimentar como una expiación de mis faltas pasadas y una prueba para el futuro.

 

Buenos Espíritus que me protegéis, dadme fuerza para soportarla sin murmurar; haced que sea para mí una advertencia saludable, que aumente mi experiencia y que combata en mí el orgullo, la ambición, la necia vanidad y el egoísmo, y que todo contribuya para mi adelantamiento.

 

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Estás invitado a orar con nosotros – todos los Viernes, una nueva súplica

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

 

Oración para alguien que esté en aflicción diciembre 12, 2008

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, Mensajes, Para alguien que esté en aflicción, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , , , , , ,
2 comments

Si es del interés del afligido que su prueba siga su curso, no se abreviará por nuestro pedido; pero sería impiedad el desanimarse porque la súplica no fue atendida; además, en la falta de la cesación de la prueba, se puede esperar obtener algún otro consuelo que atempere la amargura. Lo que es verdaderamente útil para el que sufre, es el valor y la resignación, sin lo cual lo que sufre es sin provecho para él, porque estará obligado a empezar de nuevo la prueba. Es, pues, con esta finalidad que es preciso, sobre todo, dirigir los esfuerzos, sea llamando a los buenos Espíritus en su ayuda, sea aumentando uno mismo la moral del afligido por medio de consejos y estímulos, sea, en fin, asistiéndole materialmente si se puede. La oración en este caso, puede además, tener un efecto directo, dirigiendo sobre la persona una corriente fluídica para fortalecer su moral. (Cap. V, números 5 y 27; cap. XXVII, números 6 y 10).

 

ORACIÓN:

 

¡Oh Dios!, cuya bondad es infinita, dignaos aliviar la amargura de la posición de N…, si tal es vuestra voluntad.

 

Buenos Espíritus, en nombre de Dios Todopoderoso, os suplico que le asistáis en sus aflicciones. Si en interés suyo, no pueden ser evitadas, hacedles comprender que son necesarias para su adelantamiento. Dadle la confianza en Dios y en el porvenir, y se le harán menos duras. Dadle también la fuerza para que no sucumba a la desesperación; porque perdería el fruto y haría que su posición futura fuera aún más penosa. Conducid mi pensamiento hacia él y que le ayude a sostener su ánimo.

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Estás invitado a orar con nosotros – todos los Viernes, una nueva súplica

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

Acción de gracias por la victoria obtenida contra la tentación diciembre 5, 2008

Posted by My profile in Acción de gracias por la victoria obtenida contra la t, Conozca la doctrina Espirita, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , , , , , ,
add a comment

PREFACIO

 

El que ha resistido a la tentación, lo debe a la asistencia de los buenos Espíritus cuya voz ha escuchado. Por tanto, debe dar gracias de ello, a Dios y a su ángel guardián.

 

 

ORACIÓN:

 

¡Oh Dios!, os doy gracias por haberme permitido salir victorioso de la lucha que acabo de sostener contra el mal; haced que esta victoria me dé fuerzas para resistir a las nuevas tentaciones.

 

Y a vos, mi ángel guardián, os doy gracias por la asistencia que me habéis dado. Que mi sumisión a vuestros consejos me haga digno de merecer de nuevo vuestra protección.

 

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Estás invitado a orar con nosotros – todos los Viernes, una nueva súplica

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí

Para pedir la fuerza de resistir a una tentación noviembre 28, 2008

Posted by My profile in Conozca la doctrina Espirita, Para pedir la fuerza de resistir a una tentación, Paz, Súplicas.
Tags: , , , , , , , ,
add a comment

PREFACIO

 

Todo mal pensamiento puede tener dos orígenes: la propia imperfección de nuestra alma, o una funesta influencia que actúe sobre ella; en este último caso, es siempre indicio de una debilidad que nos hace propios para recibir esta influencia y por consiguiente, de un alma imperfecta; de tal modo, que el que comete una falta, no podría dar por excusa la influencia de un Espíritu extraño, puesto que este Espíritu no le habría inducido al mal si lo considerase inaccesible a la seducción.

 

Cuando un mal pensamiento surge en nosotros, podemos, pues, suponer que un Espíritu malévolo nos está induciendo al mal y al cual estamos enteramente libres para acceder o resistir, como si se tratara de las instigaciones de una persona viviente. Al mismo tiempo, debemos imaginarnos a nuestro ángel guardián o Espíritu protector, que por su parte, combate en nosotros la mala influencia, y espera con ansiedad la decisión que vamos a tomar. Nuestra vacilación en hacer el mal es la voz del Espíritu bueno que se hace oír por la conciencia.

 

Se reconoce que un pensamiento es malo cuando se aparta de la caridad, que es la base de toda verdadera moral; cuando tiene por principio el orgullo, la vanidad o el egoísmo; cuando su realización puede causar un perjuicio cualquiera a otro; cuando, en fin, nos induce a hacer a los otros cosas que no quisiéramos que nos hicieran a nosotros. (Cap. XXVIII, número 15; cap. XV, número 10).

 

 

ORACIÓN:

 

Dios Todopoderoso, no me dejéis sucumbir a la tentación que tengo de cometer una falta. Espíritus benévolos que me protegéis, desviad de mí este mal pensamiento y dadme la fuerza de resistir a la sugestión del mal. Si sucumbo, habré merecido la expiación de mi falta, tanto en esta vida como en la otra, porque soy libre para elegir.

 

 

Esta oración se encuentra en el “Evangelio Según el Espiritismo”.

 

Estás invitado a orar con nosotros – todos los Viernes, una nueva súplica

 

Conoce los libros básicos de la Doctrina Espirita Cristiana – haz clic aquí